CLICK HERE FOR THOUSANDS OF FREE BLOGGER TEMPLATES »

5/11/11

Alcides Arguedas, apóstol de la crítica




Por eso, si bien muchos de sus trabajos carecen del rigor científico, su obra tiene el valor de una profunda requisitoria moral.
Guillermo Francovich

La crítica nos salva del aburrimiento, pero también de las estupideces que pueden dañarnos. El día que ningún hombre tenga una queja, mayor o insignificante, la vida se habrá terminado. Es que, mientras existamos, las insatisfacciones se darán en múltiples terrenos. La idea de concretar una felicidad que sea total es ilusoria; por ende, los descontentos jamás desaparecerán. Lejos de ser negativo, esto es conveniente. Pasa que, cuando surge una voz contradictora, la posibilidad de mejorar se hace presente. El progreso que han gestado los individuos está lleno de verdades, conjeturas y refutaciones. La uniformidad de opiniones habría producido sólo estancamiento. Ello hace que uno valore a quienes fueron censores de su época. Reconozco que, por la condición de moralistas, estos mortales pueden ser peligrosos cuando tienen poder; empero, su presencia es fundamental para notar defectos, admitir vicios, despertar insurrecciones.
Pese a que su deceso se produjo hace mucho tiempo, la palabra de Alcides Arguedas Díaz continúa provocando arrebatos. Es el intelectual más grande que tuvo este país durante la pasada centuria y, con justicia, sus ideas siguen siendo difundidas. Es un clásico que se aconseja revisar cuando uno cree haber descubierto nuevas taras. Sus páginas demuestran que las diversas manifestaciones de idiotez han existido siempre. No es un problema que sea exclusivo de ciertos Estados; aludo a males tan universales cuanto eternos. El punto es que su obra nos libra de una perjudicial candidez. Hay el riesgo de militar en un pesimismo nada flexible, mas aun esto debe preferirse a la inocencia que facilita sometimientos despóticos. Espíritus de ese jaez son los que nos garantizan el rechazo al abuso gubernamental.
Alcides Arguedas nos ofrece una vida con varios carices. Ocurre que, además de escritor, fue abogado, diplomático, político e historiador. Pudo haberse dedicado exclusivamente a la narrativa, confeccionando más novelas que aumentaran su prestigio. No es casual que Raza de bronce lo inmortalizara en el extranjero. Sin embargo, catón impenitente, necesitaba juzgar a los que desgraciaban este país. Esa propensión fue la que lo incitó a componer artículos, ensayos y cartas furibundas. Aunque sus ficciones albergaban cuestionamientos a la realidad, debían explotarse otros géneros que posibilitaran un mejor ataque. Porque, en su caso, la literatura era un arma forjada para sobreponerse al mal, guiando a los demás sujetos. Al igual que Marat, su tarea consistía en delatar traiciones e infamias recientes, así como aquéllas perpetradas en el pasado.
En ese afán, nuestro autor asumió una labor que, por su envergadura, es acertado calificar de titánica. Los volúmenes de historia que redactó lo prueban con absoluta contundencia. Su versión del pasado boliviano parece haber sido concebida en un púlpito. Es el verdugo de los gobernantes que, por varios años, zahirieron a sus connacionales. Pero esos textos sirven asimismo para ensalzar a quienes obraron de otra manera. Es comprensible que no haya muchos políticos que despertaran su simpatía, pues, tal como sucede hoy, esas funciones son regularmente cumplidas por seres sin lucidez. Imagino la furia que le hubiera causado nuestro panorama. Creo que, con las modificaciones del caso, un libro como Pueblo enfermo debe irrumpir para guerrear en contra de tanta domesticidad y resignación. No interesarían sus exageraciones; el mérito sería sustentado por las reprimendas éticas que pronuncie.

1 glosas:

Anónimo dijo...

http://www.lapatriaenlinea.com/?t=populismo-judicial&nota=87179

http://lapatriaenlinea.com/?t=la-politica-educativa-actual-o-la-abyeccion&nota=87898




H.R.A.