CLICK HERE FOR THOUSANDS OF FREE BLOGGER TEMPLATES »

27/1/10

Por la vigencia de nuestro anhelo

-

Durante los últimos meses, el desánimo prosperó entre quienes extenuaron sus gargantas con el objetivo de agraviar, siquiera verbalmente, al régimen que dirige Juan Evo Morales Ayma. El fervor que singularizó las movilizaciones cívicas, los heroísmos parlamentarios y la resistencia de autoridades republicanas fue disminuyendo hasta volverse imperceptible. Antes que algunos opositores facilitaran el arribo del ocaso, ninguna proeza parecía irrealizable; la confianza en nuestras ideas, siempre superiores, cimentaba los mayores planes, aun las ensoñaciones más utópicas. Se llegó al fascinador extremo de relegar la legalidad porque las innovaciones del oficialismo contrariaban un código ético que, desde hace mucho tiempo, se respeta en Occidente. En ese lapso, al igual que Thoreau cuando cuestionó la esclavitud, hubo personas dispuestas a obedecer lo prescrito por su conciencia, siguiéndola sin vacilaciones, aunque ello supusiera violar las leyes. Para no avivar la nostalgia, tal vez baste afirmar que estuvimos cerca de participar en una verdadera desobediencia civil.

El Movimiento Al Socialismo ha sido pródigo en dar motivos para desacatar sus normas. Acostumbrados al despotismo y el ataque a quien no comparte las imbecilidades del partido gobernante, los oficialistas trabajan en la imposición de reglas perjudiciales, preceptos que buscan sólo derrocar la obra político-institucional moderna. Recurriendo al monopolio de la coacción legal, ellos exigen que los acompañemos en este viaje a la desventura. Si optamos por condenar el trayecto, recordando masacres e indigencias del pasado, traen a nuestra memoria los excesos antijurídicos que se han cometido con su aquiescencia. Es superfluo formular amenazas que intenten amilanarnos; el mal es regularmente actual, cercano, forzoso. Como ha pasado con todas las dictaduras, el Gobierno deja la protección del ejercicio de los derechos elementales para permitir un sometimiento al orden preconizado por el autócrata, pues no consiente limitaciones al poder. La utopía que persiguen demanda el abandono de las conquistas del mundo civilizado.

Frente al proyecto masista, surge el ideal que tiene como piedra de toque la libertad individual. Según esta óptica, el robustecimiento de la Administración pública conlleva inevitablemente una reducción del campo privado, poniendo en riesgo a los sujetos que procuran vivir sin controles arrogantes. La burocracia debe mantener las circunstancias requeridas para el desarrollo soberano del hombre, quien, junto con sus congéneres, fija los límites racionales que precisa todo gobernante. Las sospechas acerca del peligro de su expansión se hallan fundadas, más aún cuando aquélla es materializada en lugares donde la propensión al autoritarismo es masiva. Cualquier propuesta que contradiga esta verdad se asienta sobre bases monstruosas; glorificada, sus perversiones son ineluctables. En suma, siendo liberal, sostengo que la fórmula de individuos autónomos, sociedades abiertas y economías libres constituye nuestra mejor opción si ansiamos terminar con las vilezas del presente.

Advertidos los designios de ambos planteamientos ideológicos, la supremacía del segundo reclama un apoyo sin mesura ni perplejidades. Además, cuando hay elecciones, esta convicción debe manifestarse en la colaboración entusiasta, invariable, tenaz al candidato que atice la esperanza de concretar los antojos desencadenados por el liberalismo. Sus contendores no deben despertar conmiseración, ya que, mientras la situación sea crítica, los desaciertos producirán perjuicios severos, probablemente irreparables. En este sentido, exteriorizo mi respaldo a la candidatura de Juan Carlos Urenda Díaz porque considero que sus razonamientos y actitudes son adecuados para construir el destino anhelado por quienes repudian el edén que ofrecen los gobiernistas. Estoy seguro de que sus correligionarios no descuidarán la libertad, el mayor valor; sin duda, ellos no parecen tener las características del anterior plantel prefectural. Espero que los demás ciudadanos apuesten también por la perseverancia de nuestra lucha. La repetición de yerros electorales puede resultar mortífera.

Apunte fotográfico. La imagen que ilustra mi texto pertenece al periódico El Deber.

1 glosas:

carlos dijo...

te hiciste militante
q fea sorpresa
pero fue por la mejor opcion