CLICK HERE FOR THOUSANDS OF FREE BLOGGER TEMPLATES »

31/1/07

La patraña del renacimiento histórico

El año 1792, luego de que quienes acometían debelar a los revolucionarios galos cayeran derrotados en Valmy, Johann Wolfgang von Goethe profirió su célebre aserción: “Desde aquí y desde hoy comienza una era de la historia universal, y vosotros podréis decir que fuisteis testigos presenciales”. Ciertamente, la transfiguración del mundo estaba siendo impulsada por individuos resueltos a edificar un nuevo marco político, una sociedad que rechace cualquier absolutismo palaciego. Las batallas libradas tenían objetivos claros e innegablemente alabables, puesto que buscaban darle mayor libertad al Hombre.
Las grandes revoluciones de la Modernidad llevaron a cabo cambios tan importantes que sus lineamientos siguen siendo apreciados actualmente. No fueron sucesos anodinos; constituyen auténticos hitos históricos: Estados Unidos, con principios liberales, proclama su independencia y permite variadas ensoñaciones republicanas; Francia, rebosante de un espíritu libertario excepcional, devasta una estructura política que no tenía lugar frente a los cuestionamientos racionales levantados por pensadores del momento; finalmente, Inglaterra, que ya nos había deparado su sistema parlamentario, inicia la Revolución Industrial.
Al presente, todo aquello que procure la reconstrucción de un país o Continente tiene que recibir una mirada despreciativa. Ernesto Guevara Laserna habló del ‘hombre nuevo’ y terminó asesinado por militares ebrios. Llegó a Bolivia con el propósito de fracturar la civilización occidental, sobreponerse al imperio yanqui; sin embargo, poco tiempo después, no había podido renovar ni siquiera a los payos vallegrandinos. Existiendo aún personas que se dejan embebecer por su romanticismo, ese candor debería servirles para escribir poemas, no como acicate de grupúsculos izquierdistas. Con todo, entre los bolivianos, esta experiencia no es el ejemplo más truculento.
En 1980, F. Hugo Salamanca T., panegirista de Luis Arturo García Meza Tejada, escribe al concluir la biografía del entonces primer mandatario: “…al observar que, en estos tiempos de corrupción moral, debe presentarse a la juventud, los verdaderos ejemplos de una concepción del mundo y de una vida que transcurre en determinada época, como representativa de toda una generación que trémula, impulsa a vivir un nuevo ciclo histórico en la existencia nacional, la presentación del nuevo conductor boliviano, era un imperativo”. Sí, conforme a lo expresado por este pendolista, estábamos ante un flamante hacedor del Estado, otro renovador de la historia.
Pulverizar un orden oligárquico, vencer al cíclope nórdico, eliminar las injusticias planetarias, acrisolar a la humanidad con enseñanzas folclóricas, revocar el proceso colonial e insistir en que los colectivismos constituyen el sueño célico son algunas ideas de los noveles revolucionarios. Ellos pretenden realizar cambios históricos, trascendentales; yo, fastidiado por su estulticia, les recuerdo unas palabras de Plinio Apuleyo Mendoza, Carlos Alberto Montaner y Álvaro Vargas Llosa, escritas en su encantador Manual del perfecto idiota latinoamericano: “…la revolución tiene una vocación adánica inconfundible. Se cree capaz de detener la historia y hacer que con ella ésta vuelva a empezar”. Deberían conformarse con mejorar el nivel de vida, desbrozar las instituciones públicas, proteger los derechos humanos y facilitar la irrupción de sociedades e individuos verdaderamente autónomos.

Nota pictórica. La nave de los locos (1500) es una obra del preclaro Hieronymus Bosch van Aken, el Bosco.

7 glosas:

Anónimo dijo...

Comparto tu visión: "Deberían conformarse con mejorar el nivel de vida, desbrozar las instituciones públicas, proteger los derechos humanos y facilitar la irrupción de sociedades e individuos verdaderamente autónomos".

Felicidades por este blog!!!

Anónimo dijo...

Mi apreciado Enrique, si esa es la meta, para que tantas rutas?.

Un abrazozoozote. Carolina... ahora vengo de resonangancias anonimas....

lok dijo...

Sí, de acuerdo.
El problema es que este cíclope tiene más de un ojo, y habrá que ajusticiar a todo quien no acrisole como debe, en eso,según he leído, Ernesto era efectivo.

jorge angel dijo...

"conformarse con mejorar el nivel d vida"... yo voto por usted mi estimado enrique.

abrazos

Anónimo dijo...

¿adónde vas cuando deseas apenas estar solo? ¿y por qué no puede cualquier persona justo darme hora de pensar?

Sebastian dijo...

Disfruto de especial manera tus letras querido Enrique.
Siempre rondo por los pasillos de este espacio caído del tiempo.
Va un abrazo ídem.

parapiti pora dijo...

PERFECTOS IDIOTAS OPOSITORES DE PARAGUAY
toman por izquierdista a candidato financiado por la CIA
(Luis Agüero Wagner- http://elimperioterrorista.blogspot.com)

Una prensa maccartista que los paraguayos heredamos de Stroessner pretendió hacernos creer que el obispo “de los pobres” Fernando Lugo era un candidato de la izquierda. A ellos les planteamos estas interrogantes:

¿Es izquierdista Ricardo Canese cuando defiende la política de biocombustibles de George W. Bush?
¿Alguno de los dirigentes luguistas protestó alguna vez por las injerencias de James Cason?
¿Recibe dólares de USAID la ONG “Gestión local” de Guillermina Kanonikoff y Raúl Monte Domecq?
¿Estuvo Camilo Soares en noviembre del año 2000 en un congreso financiado por la NED?
¿Fue o no publicitado Lugo por el diario ABC color, propiedad de Aldo Zucolillo, favorecido del agente de la CIA Leonard Sussman cuando era perentorio fabricar bien remunerados disidentes a la dictadura?
¿Firmó Julio Benegas, empleado de Zucolillo, un contrato con Bryan Finnegan ( de la AFL-CIO) el 21 de Setiembre de 2005?
¿Recibió la casa de la Juventud –cuna del PMAS- 127.000 dólares de IAF en el año 2004?
¿Puede ser de izquierda gente financiada por la NED, institución creada como alternativa a la CIA por el imperio?

EL PERFECTO IDIOTA OPOSITOR

La idiotez es una enfermedad extraordinaria, no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás. (Voltaire)

El celebrado escritor peruano (ex izquierdista-castrista, es decir, ex idiota según la conocida interpretación), Mario Vargas Llosa, recordaba divertido sobre su obra “Pantaleón y las visitadoras”- una deliciosa sátira sobre la vida sexual en el ejército peruano- que un militar de la amazonia peruana declaró en una oportunidad que el libro en cuestión no mencionaba ni la milésima parte de lo que realmente sucedía en dichos cuarteles.
Algo similar podríamos decir sobre las idioteces que describen su hijo Alvaro junto a Plinio Apuleyo y Carlos Alberto Montaner en su libro humorístico “El Manual del Perfecto Idiota Latinoamericano” y en su segunda parte “El regreso del idiota”, donde se omiten sinnúmero de categorías con las que la oposición paraguaya enriquece la biodiversidad de la idiotez en el subcontinente.
Tanto es así que personalmente, no sé qué sería del oficialismo nativo sin esta oposición, que brilla por su capacidad para defender los valores y el modo de vida de los colorados, mejor de lo que ellos se defienden a sí mismos. Parecerían encontrar verdadero deleite masoquista en la auto anulación y auto flagelación, alcanzando grados de perversión inimaginables para el mismo Sacher von Masoch.
No sería necesario siquiera mencionar a nuestros conocidos héroes que lucharon contra la dictadura en los últimos meses de ésta luego de tres décadas de servil abyección a “mi general”, a quienes descubrieron la dictadura cuando se quedaron sin zoquete como el autoproclamado comandante en jefe, a quienes los siguieron como si fueran mesías sin saber sus verdaderas motivaciones, que tenían mucho más relación con los dólares de la embajada que con las “convicciones democráticas”, o a quienes regresan a la oposición con ínfulas de salvadores de la patria luego de haber integrado la multi bancada junto a Chiola, Fanego y Rachid Lichi. Basta concentrarnos en las cantinflescas humoradas con que en el presente nos deleitan algunos candidatos opositores, que están proliferando como hongos después de haber proclamado a los cuatro vientos y en todos los dialectos posibles la necesidad de “llegar unidos al 2008”.
Fernando “Cantinflas” Lugo, el candidato que ahora se autoproclama “izquierdista” a pesar de ser conocido que es apoyado por neoliberales, beneficiarios del complejo IAF-NED-USAID, su entramado prebendario en la sociedad paraguaya y sus medios de comunicación, declaró en numerosas ocasiones –en aquellos felices días en que Lino Oviedo estaba encerrado en una celda, y podía aprovecharse de la desesperación de sus seguidores- que el ex preso de Viñas Cué saldría a “enriquecer” la escena política, y que no tenía inconvenientes en competir con él por la chapa de la extinta “Concertación”.
En uno de los actos luguistas en que asistí, ( antes de huir despavorido ante la presencia de los escombros que hoy lo han cercado), recuerdo haber escuchado de su boca que Oviedo tenía derecho, como cualquier otro ciudadano, a que se respeten con él las normas procesales y lo que establece la justicia. Todo lo que dirigían a Oviedo en ese tiempo nuestros héroes de la “Concertación” eran guiños cómplices, halagos admirativos, pequeños reclamos en sus recios pechos, arrumacos de falsos desplantes y sonrisas serviciales. Incluso vimos todos cómo el obispo renegado mendigó una audiencia al detenido en Viñas cué, haciendo un plantón ante las cámaras que quedó registrado para la historia por toda la prensa escrita, oral y televisiva del país.
Bien podría escribir nuestro único líder de sotana un libro titulado “Manual del perfecto astuto y sagaz latinoamericano” con estas ricas experiencias.
Otra desopilante idiotez provino de los sectores que “amenazan” al oficialismo con retirarse del proceso electoral si se impugna a tal o cual candidato, intimación tan poco creíble que sólo ha sido capaz de despertar el jolgorio y la hilaridad en las carpas oficialistas.
Según el filósofo Fernando Savater, la palabra Idiota proviene del griego idiotés, utilizado para referirse a quien no se metía en política, preocupado tan sólo en lo suyo, incapaz de ofrecer nada a los demás. Desafortunadamente para nuestro trágico país, la acepción griega se ha revertido tanto en nuestro medio al punto que los perfectos idiotas no sólo se han metido en la política, sino que hoy se han apoderado de ella y en grado superlativo de la oposición.
Y aunque estos idiotas puedan pensar que quienes escriben sienten odio por ellos, en realidad deseamos en silencio que no se extingan del todo para seguir encontrando temas y el placer de escribir contra ellos. LUIS AGÜERO WAGNER.