CLICK HERE FOR THOUSANDS OF FREE BLOGGER TEMPLATES »

7/7/08

Podemos, el opositor inverosímil

-

«Nada es más fácil que censurar a los muertos».
Julio César

Los legisladores que transitan por el sendero de Jorge Quiroga Ramírez, rimador atroz y político ideológicamente voluble, han desnaturalizado a la oposición. Con pocas excepciones, el trabajo realizado desde las primeras jornadas parlamentarias, lejos de ser paradigmático, derrama patetismo; no percibo allí espíritus contestatarios, sino almas cortesanas, seres resueltos a no exacerbar al gobernante. Arrinconando las dulzuras diplomáticas, el afán oposicionista sería único: dañar a los miembros del Ejecutivo, sea evidenciando prácticas corruptoras, refutando la viabilidad de sus políticas públicas o perjudicando los planes que intentan concretar. Pienso que, hogaño, quienes no adoptan una de estas posturas no valen ninguna credibilidad cuando hablan de oponerse a Morales Ayma.

«Los maestros de la sospecha» es el nombre otorgado por Paul Ricoeur a Nietzsche, Marx y Freud. Este intelectual francés ha enseñado que los tres autores tienen una meta común: desenmascarar las falsedades de la razón ilustrada. Esta pretensión hace que sus elucubraciones sean el producto de una desconfianza inflexible, un recelo perseguidor del poder en cualquiera de sus manifestaciones. Es atendiendo a este móvil que las deficiencias de los podemistas facilitan la primera sindicación: el partido estrellado no ha sido pródigo en denuncias contra burócratas que cometen actos delictivos, así como tampoco obtuvo la condena de quienes sí fueron oportunamente acusados; les faltó, pues, dejarse llevar por los prejuicios que provoca el Gobierno entre individuos lúcidos. Sin duda, emulando a los meditadores de Ricoeur, la oposición tiene que abandonar toda buena fe cuando estudia las acciones oficialistas. Por ejemplo, si el MAS solicita una prórroga del mandato de la Asamblea Constituyente, debe presumirse que no planea usar los meses finales para lograr esa quimera llamada consenso. Luego de todas las infracciones ejecutadas -antes y después del triunfo presidencial- por los masistas, quien confía en que éstos cumplirán la Ley deja ver un cretinismo extraordinario o una complicidad encubierta.

Según Jürgen Habermas, la filosofía sólo podría subsistir actualmente como crítica. Este dictamen quita su respaldo a las proposiciones intelectuales que no albergan juicios capaces de perturbar la quietud conseguida por los axiomas. Ahora bien, vertida esta esencia filosófica en el terreno político, criticar al partido gobernante sería una prueba cardinal de la existencia del opositor. Esclarezco que no exijo cuestionamientos frívolos; pido objeciones fundadas, alegatos idóneos para demostrar las miserias del oficialismo. Aplicando este razonamiento, resulta censurable que, en lugar de objetar un proyecto de referendo revocatorio elaborado para gozo del Presidente, los senadores podemistas hayan aprobado su contenido, eludiendo las provechosas e indiscutibles críticas que debieron haberse llevado a cabo. Al presente, en el bando de Quiroga Ramírez, los criticadores omiten pronunciarse sobre las sandeces del contrario porque, destilando ingenuidad, suponen que únicamente los prefectos desgracian sus anhelos políticos.

Para Susan Neiman, «el lenguaje heroico sólo se tolera si se está en la oposición». Aunque no se le piden hazañas o inmolaciones grupales, los congresistas de Podemos tendrían que obrar con mayor arrojo del mostrado hasta hoy. Es difícil negar las relaciones momentáneamente plácidas entre ellos y el Movimiento Al Socialismo; por fortuna, su propia conducta sugiere una realidad distinta. Mientras redacto estos párrafos, declarar la presencia de colaboracionistas me parece desmedido; no obstante, nada sustentaría al mortal que creara un ditirambo del último presidente adenista y sus pasmosos seguidores.

6 glosas:

Sebastian dijo...

Yo no lo hallo desmedido; el colaboracionismo entre Podemos y el Mas es evidente.

Se esfuerza y se esfuerza por hacer crecer a su hermano siamés y por disminuir y quitar poder a la verdadera oposición, la de las regiones.

Podemos debe ser una de las peores desgracias que le han ocurrido a la política boliviana de los últimos años.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Creo que tu rabia contra "Podemos" se origina en el hecho de saber que los de la derecha no tiene otra opcion que esa: un grupo de tecnócratas, vendepatrias y ex ladrones que quieren volver al poder para destruir al Estado boliviano, y revivir al sistema parasitario de la partidocracia.
Tuto es un reflejo de la pobreza que inunda a toda la oposición.

Metáfora dijo...

PODEMOS hará lo que en su pragmatismo miope crea lo acerque más al poder. Si eso significa acuerdos con el MAS, no hay duda que así será. Ya lo hemos vivido con los 2/3 y ahora con el Referendum Revocatorio.

Enrique, Evo Ipse siempre tendrá algo que decir. No importa qué, lo importante es decirlo. Ignoralo.

Ego Ipse dijo...

Lol... Extraño, mi estimado Rubens, que des un consejo que no puedes cumplir. Lo tuyo suele ocurrir con las pocas personas que no entienden la básica y elemental diferencia entre "ley jurídica" y "ley científica". En lugar de recomendar que me ignoren, ¿serías tú capaz de ignorarme?

Un abrazo y no se sulfure tanto por mis intervenciones...

Saludos

Jorge Ferrufinö dijo...

Hay que ser muy positivo con bolivia para decir que Jorge Quiroga y su partido han "desnaturalizado" a la oposición. Y si, voluble es un bonito sinonimo para definir a un tranfuga, al menos en tus posts que son tan generosos. Como ya lo dijo Carlos Valverde, este referendo surgió de una disputa para ver quien la tiene más grande entre el presidente y los prefectos, solo que entre el bueno y el malo, siempre tiene que haber un feo. No podemos exigir nada. De ya, hablar de política, "seriamente", es una hipocresia. Dejemos al feo en su fealdad que alguien tiene que cumplir ese papel.

La MaJo dijo...

wau, no puedo decir mucho mas...
kisas no estoy de acuerdo con varias posturas aki escritas...pero mierda q entendi tu punto fuerte y claro:D
estare pasando por aki mas amenudo
majo